2030: la Agenda (In)Sostenible

Objetivos Agenda 2030

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuya sede se encuentra en New York, Estados Unidos, es la mayor organización internacional que existe en la actualidad. Fue creada después de la Segunda Guerra Mundial, en teoría, para mantener la paz y seguridad internacional, lograr la cooperación para solucionar problemas globales y servir como mediador de las acciones que toman las naciones.

Los objetivos de la ONU suenan como un oasis en el medio del desierto, pero lo cierto es que ninguno de sus propósitos es en pos del bienestar planetario. Como ya iremos viendo, sus directivos no solo engañan a la población con palabras bonitas sino que, además, manchan el porvenir con su perversa y ambiciosa Agenda 2030.

¿Qué es la Agenda 2030?

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fue adoptada el 25 de septiembre de 2015 por la Asamblea General de la ONU. Se trata de un plan de acción que supuestamente vela por las personas, el planeta y la prosperidad, y cuya intención es fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Lejos de tratarse de una teoría de la conspiración, como algunos aún sostienen fervientemente, la Agenda 2030 es un proyecto que cobra cada vez mayor intensidad y relevancia. De hecho, en el sitio www.argentina.gob.ar, se puede consultar en español el documento final de la cumbre de las Naciones Unidas para su aprobación: “los objetivos y las metas estimularán durante los próximos 15 años la acción en las siguientes esferas de importancia crítica para la humanidad y el planeta.”*

Política Argentina

¿Cuáles son los Objetivos de la Agenda 2030?

La Agenda plantea 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental, y cuya estrategia regirá los programas de desarrollo mundiales. Para su implementación, los Estados ya se comprometieron a movilizar los medios necesarios a través de diferentes alianzas, con lo cual, de ahora en más, cualquier medida gubernamental tendría que ser analizada indefectiblemente bajo este tamiz:

Objetivo 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo.

Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Objetivo 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades.

Objetivo 4. Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.

Objetivo 5. Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

Objetivo 6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

Objetivo 7. Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos.

Objetivo 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

Objetivo 9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.

Objetivo 10. Reducir la desigualdad en los países y entre ellos.

Objetivo 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Objetivo 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

Objetivo 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (reconociendo que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático es el principal foro intergubernamental internacional para negociar la respuesta mundial al cambio climático).

Objetivo 14. Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

Objetivo 15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

Objetivo 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas.

Objetivo 17. Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

El Informe Kissinger ¿coincidencia o influencia?

El National Security Study Memorandum 200 o NSSM-200, más conocido como el Informe Kissinger**, es un documento militar promulgado en 1974 por el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, cuyo fin último es establecer un plan para controlar la demografía mundial. Preocupado por el crecimiento poblacional especialmente de los países subdesarrollados, el ex presidente Richard Nixon encomendó a su Secretario de Estado, Henry Kissinger, analizar las consecuencias de este crecimiento para la seguridad de los Estados Unidos y sus intereses en ultramar, investigar qué aspectos o factores inciden sobre el cambio de la tasa de natalidad en los países y, sobre todo, hacer hincapié en fomentar la cooperación internacional para la reducción del crecimiento poblacional.

Informe Kissinger

¿Cómo se traduce esto en términos de los objetivos mencionados? ¿Por qué se afirma que el plan es despoblar al mundo para crear un Nuevo Orden Mundial? Después de la Segunda Guerra Mundial, la población comienza a crecer vertiginosamente, sobre todo en los países del tercer mundo. Es por eso que el gobierno norteamericano, con el fin de resguardar la seguridad nacional, necesitaba implementar políticas internacionales con urgencia, antes de que los países exportadores consumieran su producción y decidieran vender menos y a un mayor costo. Para regular la población, teniendo en cuenta el contexto de postguerra en el que un nuevo conflicto bélico no gozaría de adhesión popular, Kissinger propone generar una serie de estrategias que promuevan el rechazo hacia la natalidad, especialmente en las mujeres. Y para lograr este control Estados Unidos contó con el apoyo de sus principales magnates. Sin ánimos de detenerme en estos personajes, creo que vale la pena adentrarnos en los orígenes que llevaron hoy a plantear esta descabellada Agenda. Me voy a permitir hacer un breve recorrido biográfico por las vidas y empresas o fundaciones de los principales referentes; en última instancia nunca está de más saber quiénes son los cultores que colaboran y financian fervientemente este plan.

– Ted Turner: empresario, inversionista, terrateniente y filántropo, fue fundador de la cadena internacional de noticias CNN, entre otros, y de Turner Broadcasting System, empresa creada con la intención de controlar sus medios de comunicación. Ha donado sumas estrafalarias para las diferentes causas de las Naciones Unidas, dando como resultado la creación de la Fundación de las Naciones Unidas, como presidente a la cabeza.

– Rockefeller: esta familia pertenece a la élite más poderosa de Estados Unidos. Sus miembros tuvieron (y sus sucesores siguen manteniendo y cultivando) un gran protagonismo en el mundo empresarial y económico del país, especialmente en el sector petrolero. El clan fue fundado por John D. Rockefeller y su hijo, también llamado John, continuó con su legado filantrópico. Después de la Segunda Guerra Mundial donó el terreno de la United Service Organizations (USO) para que se construyera la actual sede de las Naciones Unidas en New York.

– Rothschild: esta familia de origen judeo-alemán es una dinastía cuyos integrantes fundaron bancos e instituciones financieras a finales del siglo XVIII, convirtiéndose en uno de los linajes más influyentes de banqueros y financieros a nivel mundial. En 1945 promovieron la creación de la ONU como otro paso hacia un Gobierno Mundial y a través de ella, en 1947, fomentaron la creación del Estado de Israel como uno de sus objetivos geopolíticos.

Como dato no menor, cabe destacar que en 1790 los Rothschild y los Rockefeller se asociaron ocupando la cima del poder económico y aumentando su influencia en la política durante los siglos XIX y XX.

– JP Morgan: empresario y banquero estadounidense que dominó el mundo de las finanzas y ayudó a la consolidación industrial de su época. En 1871 fundó JP Morgan & Co., una institución bancaria y de inversión, predecesora de tres de las instituciones bancarias más grandes del mundo: JP Morgan Chase, Morgan Stanley y Deutsche Bank. Antes de constituirse en JP Morgan Chase se llamaba Chemical Bank y tenía su Sede en la Secretaría de la ONU.

– Bill Gates: empresario, informático y filántropo estadounidense, conocido por ser el mentor de la empresa Microsoft y el sistema operativo para computadoras Windows. Creador de la Fundación Bill y Melinda Gates, una organización sin fines de lucro que se jacta de luchar contra la pobreza, las enfermedades y la desigualdad en todo el mundo y tiene un enfoque particular en proyectos agrícolas de África. El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas, que supuestamente debería trabajar al servicio de los más pobres, tiene un acuerdo especial con la Fundación Bill y Melinda Gates. La Fundación Gates está muy vinculada a empresas multinacionales, tales como Monsanto y DuPont, que promueven soluciones falsas a la crisis alimentaria, como por ejemplo los cultivos transgénicos y la dependencia en la biotecnología. Mientras que incrementan los beneficios para las empresas, dichas tecnologías ponen en peligro el derecho de los pueblos y el acceso a los alimentos.

Es interesante remarcar que en 2006 las fundaciones Gates y Rockefeller fundaron conjuntamente la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA) con el objetivo de promover lo que describen como cambios sustantivos en todo el sistema agrícola.

– Hillary Clinton: política, estadounidense que se desempeñó como Secretaria de Estado, como senadora por Nueva York y como primera dama, convirtiéndose en la primera mujer en ser candidata a la presidencia de los Estados Unidos. Férrea promotora del aborto, forma parte de la Fundación Bill, Hillary & Chelsea Clinton, la cual está conformada por 11 grupos no gubernamentales que trabajan en cuatro grandes asuntos: salud global y bienestar, cambio climático, desarrollo económico y el mejorar las oportunidades de mujeres y niñas (¿les resuena?)

Conclusiones

Como hemos analizado, la ONU ha sido creada y manejada por la élite global, cuyo pretexto para la implementación de la Agenda 2030 radica en la necesidad de reducir el impacto ambiental y mejorar la calidad de vida en el planeta.

A menos de diez años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los líderes mundiales quieren acelerar su implementación y para ello alinearon sus fuerzas y solicitaron acciones concretas en favor del desarrollo sostenible, comprometiéndose con su financiamiento.

Casualmente, en 2020 se desató el pánico por la “pandemia” covid-19, y es este el punto de inflexión que marcó abiertamente el comienzo de la Agenda 2030: el Estado regulando nuestras actividades y los medios de comunicación moldeando nuestros pensamientos. El mayor problema es que mientras estamos atados de pies y manos, ellos elaboran nuevas reglas, reglas que implicarán nuevas formas de comprar, de consumir, de pagar y hasta de saludar al prójimo (porque, como nos dicen irónicamente, el beso en la mejilla o el contacto físico, puede matar al abuelo).

Pandemia 2020

Haciendo un paralelismo con el Informe Kissinger, es un tanto premonitorio en cuanto a los resultados obtenidos. En primer lugar, es llamativo que en 1974 ya se hiciera especial énfasis en la mujer como principal actor para reducir la natalidad, lo que condice con la propuesta de Ideología de Género promovida desde la propia ONU, dando cumplimiento a lo que se leía entre líneas en el referido Informe. En segundo lugar, hace mención del aborto y el control de la fertilidad: “La esterilización de hombres y mujeres ha recibido amplia aceptación en varias áreas cuando un procedimiento simple, rápido y seguro está disponible.” Volviendo a la Agenda 2030, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), organismo perteneciente a la ONU, si bien no lo expresa abiertamente, lo cierto es que coquetea bastante con la idea del aborto.

En definitiva, nos encontramos ante el amanecer de una nueva era o modelo que ha estado en la mira de la ONU desde hace tiempo, esperando un evento desencadenante para que pueda implementarse. Y la Agenda 2030 con su tan “encantador” Desarrollo Sostenible, es el grito desesperado de la élite global que quiere controlar los recursos y, por supuesto, las personas.

 

* https://www.argentina.gob.ar/documento_oficial_de_la_agenda_2030_original.pdf

** https://docs.planoexistencial.com/pdf/informe-kissinger-completo.pdf

*** https://www.unwomen.org/es/about-us/about-un-women

También te puede interesar

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *